jueves, 8 de junio de 2017

¡Lo quiero ya!





Hace ya tiempo una amiga me obsequiaba con este enlace para que reflexionase sobre ello y poder compartirlo en el blog.  Otro amigo siempre le he escuchado decir que los niños de ahora no saben lo que es la frustración, no saben aceptar el no.

¿Qué estamos haciendo?


Exigimos a nuestros pequeños que aprendan a compartir y a esperar, a aceptar que no pueden conseguirlo todo; pero a su vez estamos enfrascados en la cultura de la inmediatez, lo quiero lo tengo.

No podemos negar que Internet ha sido un gran avance y que ha ayudado a la globalización, eso está claro, pero también nos ha permitido tener casi todo a golpe de click.

Tenemos la última tecnología móvil, estrenamos armario cada temporada y cada semana nos permitimos más de un capricho.




En el último número del Magazine Mama de Madresfera subrayé los siguientes mensajes:


  • Si la población mundial alcanza los 9.600 millones de personas en 2050, necesitaremos el equivalente a casi tres planetas para mantener el actual estilo de vida. ¡¡tres planetas!!
  • Pensamos que nuestras actuaciones individuales influyen más bien poco en la marcha social y además tendemos a pensar que si todo el mundo lo hace no puede ser malo.
Creo que es el momento de llevar a cabo acciones que nos lleven a un consumo responsable, creo que es el momento de que nuestros hijos aprendan a esperar y a luchar por lo que quieren.




Así que una de las iniciativas que quiero empezar es enseñar a princesa que aprenda a esperar, por eso ante la siguiente necesidad que tengamos que no sea de primer orden vamos a crear el hábito de ahorrar, de manera que aprendamos a recorrer el camino hasta obtener el éxito.

Puede que algún día me venga arriba y siga la iniciativa de Escarabajos, bichos y mariposas de un año sin compras, para aprender a valorar lo que tengo y no tener caprichos tontos.

Y a ti ¿qué te parece todo esto? ¿Como educas a tus peques en este aspecto?

María P.


















2 comentarios :

  1. De acuerdo con las palabras pero no tanto con que ilustres el post con tooooodos esos juguetes. Las colecciones son lo más lejano que se me ocurre al "año sin compras" y al anti-consumismo que propones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario. En verdad lo que quería reflejar es lo que comentas, con la foto de la cesta llena de muñecos.

      Eliminar

Gracias por colaborar en Estrellas Sin Luna.