jueves, 19 de mayo de 2016

"Regalo DIY" para profesores, amigos, pareja, compañeros... (I parte)


Por si no eras consciente te informo que efectivamente estamos cerca de finalizar mayo y por la tanto la llegada de junio, así que nos toca pensar en el fin de curso, dónde vamos de vacaciones, qué hacemos con los niños, campamentos de verano, etc, etc. 

Como mi pequeña aún es eso, pequeña, me gusta tener un detalle con sus profesores a final de curso, por la dedicación que muestran hacia ella y el cariño que recibe.  Ella asiste a dos actividades extraescolares y en ambas estoy muy contenta de lo que aprende y como se desarrolla el curso.

Si tú estás en la misma situación y te apetece tener un detalle sin tener que dejarte una pasta ni comprar la típica taza de "A mi profesora favorita" te presento este sencillo DIY.  



Lo que vamos a preparar es un bote de caramelos personalizado, así que vamos a ello.

MATERIALES


 1._ Bote de cristal.  Puedes reutilizar alguno bonito que tengas o comprarlo nuevo.  A tener en cuenta que luego deberemos rellenarlo así que tampoco pasarse con el tamaño.

2._ Forma de corazón.  Puedes elegir cualquier forma que se te ocurra o bien la inicial de su nombre.  Para la primera vez te recomiendo una sencillita.

3._ Pintura chal kpaint.  No te aburro con los beneficios y lo maravillosa que es esta pintura, pero si acaso no sabes de que se trata te dejo este enlace.  Chalk paint  Una vez la descubras lo difícil será elegir el color.

4._ Pincel.

Sencillo, ¿verdad?  Ahora, lo que debemos hacer es pegar la forma elegida (corazón) en el bote, para ello podemos utilizar cinta a doble cara o el simple truco de darle la vuelta al celo.  Si tu bote tiene apertura lateral deberemos fijarnos un poco para colocar la forma de manera que luzca bonita.


Bien, pues ahora solo nos queda pintar.  Pese a que el chalk paint es maravilloso el cristal no es el mejor material al que se lo podemos aplicar, así que es posible que tengamos que dar dos o tres capas para que cubra lo suficiente.  También debes tener en cuenta la marca de chalk paint, como en todo, lo barato a veces sale caro.  

Pintaremos todo el bote poniendo especial atención en nuestra forma de manera que la pintura no se cuele por debajo.  

El resultado:


Ahora ya solo queda rellenarlo con los dulces que más nos apetezcan.

Si te atreves puedes meter la masa de tu bizcocho favorito hornear en el mismo bote y presentarlo bonito.  Aquí te dejo foto de como lo hicimos el año pasado.






¿Te ha gustado la idea?  Pues venga decide con quien tener este detallito y manos a la obra.  

La semana que viene intentaré enseñarte el que estoy preparando para la otra profe, tiene menos DIY, pero si más esfuerzo de pensar y dejarlo chulo.  

Así que nada, si te ha gustado te espero en los comentarios.

María P.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por colaborar en Estrellas Sin Luna.