martes, 24 de mayo de 2016

Hipódromo de la Zarzuela






¿Cómo va la semana?  ¿Ya con ganas de finde?

Bueno no desesperes que ya queda menos, hoy te propongo un plan, no verás las mejores fotos en este post, pero por lo menos quiero que tengas idea de lo que te puedes encontrar en el Hipódromo de La Zarzuela de Madrid.

Esta vez el plan puede ser con amigos o con los niños.

Nosotros "de novios" (como me gusta esta expresión) fuimos un Jueves por la noche, la verdad que el ambiente es muy bueno, un poco pijo, pero un día es un día.  Es únicamente en verano y pasarás una noche divertida tomándote una copa y haciendo apuestas por el caballo que elijas.

Yo no tengo ni idea de caballos y mucho menos de apuestas pero el sistema es muy facilito.  La apuesta mínima es un euro por lo que si te apetece probar no acabarás arruinado esa noche.




Antes de la carrera los caballos se exhiben en el paddock, (como un caminito para verles de cerca) allí puedes elegir cuáles serán tus ganadores.  Los sistemas de apuesta son:

Caballo ganador:  eliges uno y apuestas por él como ganador.
Caballo colocado: eliges uno y tu caballo debe quedar entre los tres primeros.  En este caso según sea la cantidad de caballos participantes en la carrera puede variar.

Fácil, ¿no?  Bueno, y ya si te vienes arriba puedes probar a ser un profesional:

Gemelar: eliges dos caballos y ambos deberán entrar en primer y segundo lugar.  Da igual el orden.  Como en el caso del caballo colocado según el número de participantes puede variar.
Trío: en este caso deberás dar con la combinación del primer, segundo y tercer puesto, eligiendo un caballo en cada uno.
Doble: debes acertar con los dos caballos ganadores en dos carreras consecutivas.

Quien sabe a lo mejor sales de allí con un pellizco.

La opción de los peques también tiene su aquel, no te creas, y es los Domingos por la mañana.  Allí te encontrarás nuevamente con carreras de caballos en las que puedes apostar.  Además pasada la entrada ponen un mercadillo de moda en el que podrás echar un vistazo de nuevas marcas y cositas.

Al final del Hipódromo llegamos a la zona de juegos de los niños, con castillos hinchables, columpios y alguna cosilla más.  Lo mejor para mi pequeña la experiencia de montar en un caballo de verdad, no un pony, sino un caballo de los grandes.  Hay que esperar un poco de cola pero merece la pena.  ¡Ah! y todo esto gratis, una vez que pagues la entrada correspondiente al día. 


Así que nada, si te apetece echar el día también allí ha llegado la fiebre de los Foodtrucks así que puedes refrescarte y tomar algo en la misma zona del mercado de moda.

Como ves para los pequeños es un planazo pudiendo ver los caballos de cerca y teniendo su propia zona de juegos.  En el caso de ir con amigos es una noche diferente, no en los mismos garitos de siempre.

Así que nada, espero que te haya gustado.  Para ampliar la información pincha aquí.  Y si vas, pues me lo cuentas. :)

María P.









No hay comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por colaborar en Estrellas Sin Luna.